domingo, 5 de marzo de 2017

Y llegó la cuaresma...

Querido amigo;

El tiempo de Cuaresma (cuarenta días), es un tiempo litúrgico que para algunos significa varias cosas: "por fin llega la Semana Santa", "tiempo de penitencias y ayunos"... Estas dos suelen ser las que más predominan en el pensamiento de algunas personas.

La Cuaresma es más que todo esto: "Es el tiempo propio en el cual el creyente, hace más hincapié en reorientar u orientar su vida hacia Dios". Hay tres elementos propios dentro de este tiempo: ayuno, limosna y oración. A lo mejor, estas tres cosas nos pueden parecer "cosas de otros tiempos y anticuadas", inventadas por los curas y la Iglesia para fastidiar a la pobre gente. Tranquilo, que esto no es así. 

Jesús, el Señor, nos propone vivir estas tres cosas de una manera muy simple, sencilla, y rica:

   1) ¿Qué ayunar? Muy simple, apartar aquellas cosas que nos impiden acercarnos a Dios.   2) ¿Qué orar? Sencillo, dedicar un tiempo de oración a Jesús. ¿Cómo? Leyendo el Evangelio de      cada día y meditarlo (aunque sea 10 minutos como mínimo).   3) ¿Qué limosna? La mejor de todas, prestar ayuda al que nos necesita, al prójimo.

Ahora cambia la historia, ¿verdad? Pues si es tan sencillo, ¿a qué estás esperando? Pero somo ya nos conocemos, nos proponemos mucho y hacemos poco, y de eso, poco, perdonadme la expresión: "ná de ná". Te presento ahora los tres enemigos contra cada una de esas tres cosas, que nos roban la entrega generosa al Señor: 

   1) Contra el ayuno está la pereza. Para qué dejar esto, si se está tan a gusto, con lo bonita que es la vida... Como siempre, lo que cuesta requiere esfuerzo. Pero somos a veces tan flojos... Por lo tanto, fortaleza y esfuerzo para combatirla.   2) Contra la oración está la dispersión. No tengo tiempo ni de rezar, ni de ir a la Eucaristía... Para Dios no hay tiempo, pero para mí, si que lo hay. "Pero, es que cuesta concentrarse y estar en silencio". Cierto, habrá que ver qué me está impidiendo orar para ayunar de eso. Por lo tanto, constancia y paciencia. Dicen que estas dos señoras son muy buenas.   3) Contra la limosna está el egoísmo. ¿Os acordáis de esto en clase de lengua? yo, mi, me, conmigo. La limosna nos hace salir de nosotros mismos, nos hace más libres. Por lo tanto, tú, ti, te, contigo.

Nada más, ahora nos toca pararnos, fijar el objetivo hacia donde queremos caminar, y a luchar. Pero ojo, ya tenemos el avión montado. Para que vuele es necesario el combustible. Y nuestro combustible es la gracia de Dios. Si Él no nos empuja, nos va a costar la misma vida. Ánimo y "palante".

Buenas noches nos de Dios

domingo, 5 de febrero de 2017

CÓMO EDUCAR Y CONOCER A LOS JÓVENES


Querido amigo;


Día a día nos relacionamos con una gran cantidad de personas, de jóvenes. ¿Dónde? En la calle con los amigos, en la escuela con los compañeros, en la universidad, en los Oratorios-Centros Juveniles, en plataformas sociales, y en varios contextos informales.

Muchas veces nos preguntamos por qué el ciertos comportamientos y actitudes, etc. Dios nos da una serie de instrumentos. Instrumentos que nos los pone en nuestras manos en el día a día. Pero a veces, estamos tan ocupados en nosotros mismos, en nuestros proyectos, en nuestra visión y en estudios, que en ocasiones dificultan nuestra labor educativa. Con esto, no digo que no sean necesarios. Y es que Dios nos pone esas cosas ante nuestros ojos, y no somos capaces de verlas, hasta que no nos paramos y reflexionamos.

Hay un refrán que dice: "En la mesa y en el juego, se conoce al caballero". Si queremos conocer de verdad a nuestros jóvenes, a nuestros amigos, a las personas que nos rodean, etc., fijémonos en estos dos contextos: la comida y el juego. Son momentos del día a día, en el cual nos mostramos tal y como somos.

Cuando Don Bosco insistía estar en medio de los jóvenes, sea en la asistencia en el patio, en el comedor, en la capilla, etc., era por esto. Es el lugar de encuentro privilegiado del educador con el joven. Allí vemos su personalidad, sus deseos, sus preocupaciones, sus aspiraciones, sus alegrías y tristezas. Es aquí donde nos ganamos su confianza. Aquí es donde abren su corazón.

Sólo educa, aquel que conoce a sus jóvenes. Y los conoce y educa porque los ama, y porque estos se sienten amados. ¿Cómo conocer a un joven? Estando en los lugares donde se expresa y desarrolla. ¿Cómo educar al joven? Conociéndolo en su contexto y amándolo de corazón. Ahora, amar desde el corazón de Dios: "Incondicionalmente y con misericordia infinita".

Buenas noches nos dé Dios

sábado, 31 de diciembre de 2016

FELIZ 2017


Queridos amigos;

Feliz año 2017. Dice un refrán: “año nuevo, vida nueva”. Dejamos atrás el año 2016, un año en el cual hemos vivido muchas experiencias, nos hemos encontrado con muchas personas, hemos estado en diferentes lugares, hemos reído y hemos llorado. Todo esto, queda guardado en nuestro corazón, no queda olvidado en el pasado. Cada vez que lo recordaremos, será presente en nuestro corazón.

Se suele oír entre la gente la palabra: “Propósito”. Algo que nos proponemos para cumplirlo, porque así mejorará algo de nuestra vida. estos propósitos suelen pasar después al olvido, sobre todo si se han hecho con euforia, o fruto del momento instantáneo. Os invito a que ese propósito que hagáis, no lo hagáis a la ligera, sino que sea fruto de una reflexión. Reflexión del año vivido.

Ojalá que este año que entra, sea un año especial y significativo para cada uno de vosotros. Que el propósito que hagamos, sea hecho teniendo en cuenta a Dios, a la gente que nos rodea, y a nosotros mismos. Y como las palabras se las lleva el viento, escribámoslo y guardémoslo en un sitio que esté siempre a nuestro alcance y a nuestra vista. Feliz año nuevo y que el Señor Jesús os bendiga, María Auxiliadora os proteja, y nuestro padre Don Bosco nos guíe y acompañe. Feliz 2017.

Buenas noches nos de Dios

sábado, 24 de diciembre de 2016

OS ANUNCIO UNA GRAN NOTICIA...

 
Querido amigo;

Feliz Navidad. Te invito a que escuches mientras lees estas palabras, este vídeo que aparece en pantalla.

Hoy celebramos y recordamos el nacimiento de Jesús. Quizá hayamos entrado en la monotonía de celebrar un año y otro lo mismo. En muchos sitios de nuestra Tierra, aún no se sabe que hoy recordamos este bendito nacimiento. Somos privilegiados y a la vez responsables de dar a conocer esto, a aquellos que no conocen a Jesús.

Jesús nace en nuestros corazones. ¿Cómo se notan los frutos de ese nacimiento? Muy sencillo, donde estemos y vivamos siempre habrá: Paz, Alegría, Amor y Misericordia. Ojalá estos frutos sean un verdadero propósito desde hoy en adelante. Que marquen y dejen huella en nuestro Proyecto Personal de Vida y donde estemos.

Otra cosa más importante es, que Dios decidió por amor y voluntad propia hacerse hombre por ti que estás leyendo estas palabras, y también por toda la gente que te rodea sean creyentes o no. Que sepamos apreciar este don gratuito que Él nos ha regalado. Dios está a tu lado en todos los momentos, sólo necesitas darte la vuelta y caminar con Él.

Que pases unos buenos días de Navidad y vacaciones con las personas que están a tu alrededor. Feliz Nacimiento de Jesús.

Buenas noches nos dé Dios

domingo, 11 de diciembre de 2016

¿Eres tú el que ha de venir?...

Querido amigo;

Te presento el texto evangélico del diálogo de Jesús con los discípulos de Juan el Bautista, presta atención:

"En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, mandó a sus discípulos a preguntarle. “Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?”. Jesús les respondió: “Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, y los cojos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y los pobres son evangelizados. 

¡Y bienaventurado el que no se escandalice de mí!». Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan: «¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Mirad, los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta? Sí, os digo, y más que profeta. Este es de quien está escrito: “Yo envío mi mensajero delante de ti, el cual preparará tu camino ante ti”. En verdad os digo que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él»."

A simple vista, no se trata de nada más que un diálogo entre Jesús y los discípulos de Juan el Bautista. Juan está prisionero, y manda a sus discípulos a preguntar al mismo Jesús, si Él, es el Mesías esperado. Jesús no les da una respuesta inmediata, más bien, responde con una orden: "Id a anunciar". Una orden-respuesta basada en hechos. Una vez que marchan los discípulos de Juan, vuelve a dirigirse a la gente (observamos que Jesús fue interrumpido). Y les habla de Juan el Bautista. Ésto es lo que dice el relato objetivamente, por fuera, en su narración.


 Hay una figura que resalta: "Juan el Bautista". ¿Cómo es posible que Juan, en el Jordán, reconozca a Jesús, y ahora no esté tan seguro? Teniéndolo tan cerca, no lo reconoce, le plantea dudas. El hombre austero y penitente, profeta que anuncia la llegada del Mesías, no es capaz de reconocerlo. Tantos años de penitencia y oración, para después no reconocer a Jesús. Con esto, no quiero decir nada malo de San Juan Bautista. Es un hecho evidente del texto, que puede pasar desapercibido. Y a Jesús, le gusta no dar una respuesta de Sí o No. Les da una respuesta  "de hechos", es decir, invita a ver la acción de Dios en lo cotidiano: "los ciegos ven, y los inválidos andan".


Y bien, ¿cómo se refleja esta Palabra en mi vida? Podemos conocer a Jesús de oídas, de haber leído la Biblia, de haber estado en catequesis, etc. O mejor aún, le rezamos a diario, vamos a la Eucaristía del Domingo, frecuentamos el Sacramento de la Reconciliación, hablamos y enseñamos la Palabra de Dios, y así, una serie de cosas. Y ahora, viene Jesús y te dice: "Hijo mío, ¿tanto tiempo has estado conmigo, y no me reconoces?". No nos hagamos falsas imágenes de cómo vendrá el Señor, de cómo entrará en mi vida... Aquí se esconde "el egoísmo": querer que Dios esté en mi vida según mis expectativas. Ahora sigue tú la reflexión...

"Señor Jesús, que pueda preparar mi corazón,
no para mí, sino para Tí;
que no te espere, por la falta que me haces,
que siguiendo el ejemplo de tú madre, María,
te acoja con corazón generoso y disponible,
sin condiciones; que sea capaz de vivir:
HÁGASE EN MI TÚ VOLUNTAD. Amén".

Buenas noches nos dé Dios

viernes, 2 de diciembre de 2016

HAZ CLICK EN LA IMAGEN, Y VERÁS QUE HAY DE VERDAD POR DENTRO

Hola amigos;

Después de varias semanas, retomamos esta buena costumbre. El pensamiento de hoy es breve. Cuando miramos a nuestro alrededor, en el día a día de nuestra vida, sucede que vemos a muchas personas. Algunas las conocemos, otras las recordamos, y otras simplemente, las vemos pasar si nos cruzamos con ellas por la calle.

Dicen que una persona vale por lo que es. Su primer valor es la dignidad de ser hijo o hija de Dios, eso no lo quita nadie. Después vienen esos rasgos de personalidad, carácter... que nos definen y nos muestran tal y como somos. Alguno pensará ahora: "¿a dónde quiere llegar con esto?". Pues bien, quiero llegar al párrafo siguiente.

Puede que nuestra vida sea una falsa, una mentira, siempre mostrando grandes y lujosas fachadas cuando el edificio por dentro está en ruinas. Puede que no podamos impresionar por fuera, pero nuestro interior está lleno de riquezas. Qué bonito es vivir en la Verdad: "mostrarse tal y como uno es", dejando de lado las apariencias.

En una sociedad que propone grandes escaparates, estamos llamados a que nuestro escaparate sea aquello que llevamos y somos por dentro. Al Señor no le gustaban las personas fachada. Les decía a los fariseos: "Sepulcros blanqueados". Blancos y hermosos por fuera, pero vacíos por dentro. Que sepamos querer a las personas de nuestro alrededor, que nuestra vida no sea indiferente y vacía de sentido. En fin, que nuestro corazón esté puesto en Dios, y que vivamos coherentemente con lo que somos.

Buenas noches nos dé Dios